menu
Mostrando entradas con la etiqueta celebridades. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta celebridades. Mostrar todas las entradas


Lo sientes en el aire, en la agitación a tu alrededor. Otro año se termina y todos estamos un poco más dispersos, entusiasmados por ponerle fin al último de los doce meses y empezar algo nuevo. Se comienzan a organizar despedidas, vacaciones, eventos familiares y en el medio de tanta celebración, te preguntas: ¿de qué se trató este año? ¿Qué rumbo tomó mi vida? ¿Cómo crecí, o cambié, o maduré? El fin de año es un momento de cierre que nos afecta de más de una forma.



1. Piensas “qué rápido pasó el año”

"Parece mentira que fue hace tantos meses", te dices, "se siente como ayer". Tanto noticias del mundo como tu propio calendario, el año pasó como un relámpago y el tiempo vuela.

2. Y de repente, estás muy, muy cansado

¿Todo eso en un año? Es demasiado. ¿No podemos ponerle pausa? Sí, trabajaste, estudiaste, te divertiste, y ahora sientes que toda la energía que invertiste se abalanza de vuelta sobre ti.

3. No puedes evitar hacer un balance

Para sacar algunas cosas en limpio. Resultados, logros y las pequeñas (o no tan pequeñas) formas en que tu vida se transformó a través de cada decisión que tomaste.

4. Quieres vacaciones a toda costa

Necesitas un momento para no hacer absolutamente nada hasta que te sientas preparado para enfrentar los desafíos del año que comienza.

5. Porque te sientes más festivo

Hay como una efevervescencia en el aire, ¿no? Despedidas, gente que se reúne, lo importante es terminar el año de buen humor y con la esperanza de que el próximo será mejor.

6. ¡Tienes que organizar esos festejos!

Desde comprar regalos hasta armar un árbol navideño, varias cosas van a requerir tu atención.

7. Siempre hay alguna decisión que tomar para el año siguiente

Sabemos que por más que no las pongamos formalmente por escrito, en nuestra cabeza hay una "lista de metas" para guiarnos en el próximo año. Y ponernos de acuerdo con nosotros mismos puede no ser la cosa más fácil del mundo.

8. Por más que los días se sucedan, algo se termina

El hilo conductor del año de repente se interrumpe y es hora de sintetizar lo que aprendimos. Por más que no haya sido perfecto, seguro hay bastante para agradecer.

9. Y los finales siempre nos ponen nostálgicos, o pensativos

Es normal reflexionar acerca del paso del tiempo y del rumbo que nuestra vida ha tomado. Las visiones optimistas suelen ser las que más nos ayudan a seguir creciendo.



10. A pesar de que habrá muchas reuniones, también buscas un espacio para ti

Para procesar, ordenar, llegar renovado y con la mente clara al año que comienza.

11. Y te preguntas: ¿qué cambiará el año próximo?

Porque es inevitable sentir curiosidad sobre lo que el futuro nos depara.

Reúnete, festeja y deja lo viejo atrás a medida que llegan los desafíos del año nuevo. ¿Cómo pasas normalmente estas fechas?