menu
Mostrando entradas con la etiqueta Nunca Deberias Colocar Estos Alimentos En El Refrigerador. Descubre el por que ?. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Nunca Deberias Colocar Estos Alimentos En El Refrigerador. Descubre el por que ?. Mostrar todas las entradas




En muchas ocasiones guardamos comida en la nevera que realmente no debería ser almacenada bajo refrigeración. En el 99% de los casos, esto no causa ningún daño a la salud, pero puede cambiar la textura y el sabor de los alimentos. Ahora conoce los 12 alimentos que no deberían ser almacenados en el refrigerador:





ACEITES:
Guardar los aceites en el refrigerador puede hacer que se vuelvan pastosos e indigestos. La mayoría tienden a congelarse a temperaturas más frías y lentas, lo cual podría hacer que se demoren en derretirse de nuevo. Además, es realmente innecesario, ya que el aceite es algo que puedes tener a temperatura ambiente y no se va a dañar.

EL CAFÉ:
Y sea molido o en grano, el café nunca se debe almacenar en el refrigerador, ya que es prácticamente una esponja sabor. En el interior del refrigerador, puede absorber, irremediablemente, el olor de cualquier comida que se encuentre ahí. Y con el cambio instantáneo de la temperatura, el café pierde humedad, causando una disminución en el sabor.

LOS TOMATES:
El mayor problema con el almacenamiento de los tomates en el refrigerador es que la temperatura fría estropea la textura, dejándolos suaves y acuosos. Podrás pensar que si no los guardas en el refrigerador, entonces se van a dañar, pero entonces asegúrate de comprar los tomates de la semana para que no se te dañen ni se llenen de moscas.

LAS CEBOLLAS:
Así como los tomates, las cebollas también pueden perder su suavidad cuando se almacenan en el refrigerador. Cuando se corta, incluso, podrás notar que estarán más secas. Las cebollas también emiten un olor que podría perjudicar a otros alimentos adentro de la nevera.

LAS PATATAS:
La baja temperatura rompe el almidón en la papa, tornándola dulce o arenosa y perjudicando su sabor. El daño en esta etapa es irreparable; además no es un alimento que se descomponga rápidamente, por lo que es mejor que la conserves en un lugar fresco, y que así como el tomate, compres las que necesites para unos cuantos días.

BANANAS:
Aunque el refrigerador retrasa el proceso de maduración de las bananas, manteniéndolas verdes durante más tiempo, si ya están maduras, la cáscara puede ponerse negra o marrón. Pero puedes estar seguro que su sabor seguirá siendo el mismo.





LA MIEL:
Es posible que un bote de miel de mil años continúe tan fresco como el día en que fue colocado en el contenedor. Por supuesto, es un alimento conservado. Así que poner la miel en el refrigerador aumentará la velocidad de cristalización del azúcar.

EL AJO:
Este alimento pierde calidad rápidamente en el refrigerador. Tiende a volverse pegajoso o gomoso. Su apariencia también puede cambiar y puede marchitarse. El sabor disminuye y pierde su función principal en el sabor.

EL AGUACATE:
Cuando compras el aguacate muy verde, debes dejarlo madurar. Al ponerlo en el refrigerador se ralentizará aún más su maduración. Lo mismo ocurre con la papaya.

EL PAN:
Los panes se secan y se endurecen en el refrigerador. Es necesario enfriarlo, sólo cuando se ensamblan en sándwiches, debido al relleno. 

HIERBAS FRESCAS:
A menos que puedas mantenerlas bien en un recipiente hermético, las hierbas no deben ser enfriadas. Las hierbas frescas absorben olores a tu alrededor, y recuperar su sabor original es imposible. También pierden sabor si se secan rápidamente en el refrigerador.