menu
Mostrando entradas con la etiqueta Los Mejores Consejos para cuando vamos a baños públicos.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Los Mejores Consejos para cuando vamos a baños públicos.. Mostrar todas las entradas



No es un secreto para nadie que los baños públicos son sinónimos de suciedad. Pueden tener un aspecto completamente limpio pero igual siguen generando pánico en quienes lo usan, sobre todo en las mujeres que por el hecho de tener una uretra más corta tienen mayor predisposición a infecciones, sumado a esto están todas las maniobras que deben realizar para no entrar en contacto con el borde del sanitario.



Son múltiples las bacteria involucradas en dichas infecciones, casi todas habitan el intestino del ser humano y no son patógenas al menos que entren en contacto con una mucosa diferente a la intestinal.
Las que con mayor frecuencia se ven involucradas son las E. coli, el Estreptococcus, los estafilococcus, la Shigela.
Sin embargo no son los únicos patógenos, ya que también los baños pueden albergar diferentes hongos y virus. El herpes virus por ejemplo no sobrevive con frecuencia fuera del cuerpo humano, pero si hay líquidos corporales recientemente depositados alrededor del inodoro y una persona con una herida a nivel de piel entra en contacto con estas secreciones, muy probablemente adquiera la enfermedad.

Es por esto que hay que tener en cuenta las siguientes recomendaciones para evitar contraer dichas enfermedades.

Si tienes a tu alcance gel u alcohol es importante que tomes papel o una toalla y la impregnes con el producto para luego pasarla en la cerámica del inodoro buscando mantener estáticas las bacterias.

De igual forma nunca te sientes por completo, mantén distancia y con las rodillas semiflexionadas manteniendo una distancia prudencial, si te es difícil mantener esta postura, trata de colocar tus manos en la puerta o en las paredes para tratar de mantener el equilibrio.

Por otro lado, no bajes por completo tus pantalones ya que podrían entrar en contacto con las bacterias que se encuentran en el suelo. Trata de que el tiempo que tardes no sea tan largo ya que las bacterias que circulan en el aire podrían entran muy fácil a tus vías respiratorias.

Al salir, recuerda lavar las manos, en la medida de lo posible trata de usar un jabón propio, ya que por lo general los que se encentran en el baño no son más, que perfectos medios de cultivos para microorganismos que posteriormente se pasaran a tu manos, recuerda sacarles bien, preferiblemente con toallas de tu pertenencia.